¡Resiste!

De como me reconcilié con la procesión del Señor de los Milagros

Publicado: 2014-11-04

Las fotos son de hace pocos días, pero me ayudan a contar una vieja historia.Hace dos años, mientras fotografiaba, me echaron de una procesión. Era la del Señor de los Milagros, la imagen mas venerada de mi ciudad y me lo tomé bastante a mal en ese momento. Nunca he sido religioso o, yendo mas allá, nunca he sido espiritual. Siempre he tratado de mantener distancias al respecto mientras documento hechos parecidos y con el tiempo he aprendido a ser respetuoso. Sin embargo, esa imagen morada se tomaba atribuciones civiles, bloqueaba varias vías de tránsito céntricas de la capital, y mientras algunas decenas de miles la seguían por la calle, los mas de ocho millones de vecinos restantes nos podíamos joder en el tráfico como víctimas de la fé. Así que, mientras caminaba por ahí con la cámara, hace dos años, ya llevaba prejuicios latentes. Y como suele pasar cuando esperas que las cosas se jodan, pues sucede que se terminan de joder. No se si estaba muy cerca de la venerada imagen, o si tropecé con alguien sin darme cuenta, pero al poco rato saqué los ojos de la cámara cuando noté que algo me hacía sombra. Era un miembro de la hermandad de los morados, que cortezmente me invitaba a retirarme. Como es usual en esos casos, la respuesta automática fue que no me joda, soy de prensa y estoy trabajando. A lo cual siguió el pedido de mostrarle mi credencial, la cual aun no tenía, por ser bastante nuevo en el puesto. Cuando luego de eso insistió en echarme, trecientos y tantos años de caviarísima indignación cívica estallaron en mi. ¿Quién era él, después de todo, para "echarme" de la vía pública? ¿Podía una autoridad religiosa echar a un ciudadano de la calle, la calle que pertenece a todos? ¿No estamos acaso en un estado laico? Dicho eso me planté ahí y continué haciendo lo mio. El único argumento del hombre de morado fue llamar a un policía y decirle a él que me eche. Como buen devoto de la imagen (uniforme de gala por ser ocasión especial) el policía me echó. El estado laico en acción. El contrato social funciona.

Ya después, cuando bajó la ira, pude ver las cosas desde distinto puntos de vista. Como ciudadano la indignación mía (y la de muchos limeños) es completamente comprensible al ver la ciudad de todos tomada por completo por las costumbres de una minoría. Sin embargo como documentalista es necesario juzgar un poco menos y tratar primero de comprender y conocer las exóticas costumbres de los hombres y mujeres de morado y de todos aquellos que siguen a la imagen. Tal vez así nos demos cuenta de que no es algo tan ajeno como creíamos. Así que este año regresé por ahí, y pude observar algunas de las tradiciones y prácticas que se dan alrededor de la procesión de la venerada imagen del Señor de los Milagros.

1- Comercio y Merchandising

Nunca perdemos la oportunidad para vender algo, lo que sea, y de acuerdo a mi observación la actividad comercial parece estar íntimamente vinculada a la festividad religiosa. La reproducción de la imagen es también libre y variada y como es de esperarse parece vender bastante bien.

Las imágenes del señor son un boom de ventas

En los alrededores se puede encontrar de todo

Lo dije, de todo


2- Comida

La comida callejera también es algo típico de la procesión. La imagen puede tardar horas en cada parada, y avanza muy lentamente. Aquellos que no la siguen la suelen esperar durante horas, solo para poder verla un instante mientras sigue su ruta, y tanta espera requiere alimentos.

La comida china acriollada, típica del señor de los milagros

La vanguardia de la culinaria peruana, está en las calles


3- Gente esperando aburrida

Aun no se si es o no algún tipo de penitencia

El sol no es obstáculo

La edad tampoco es obstáculo

Aprendiendo a esperar desde niños


4- Adoctrinamiento temprano

Las familias introducen a los hijos en la tradición desde muy temprana edad


5- Hombres de Morado

El hábito clásico de los devotos de la imagen


6- Distintas formas de devoción

Al paso de la imagen cada generación tiene sus propias maneras de expresar admiración y fé.

Los viejos

Los nuevos


7- El tráfico

Tal vez la tradición del Señor de los Milagros que mas limeños comparten, sin importar si no somos católicos y la gracia de la imagen no nos toca. Esta es una foto tomada cuando trataba de regresar a casa luego de salir de la procesión. Si la foto es oscura es por que, a pesar de regresar temprano, luego de varias horas de embotellamiento salvaje me agarró la noche.

no es photoshop, ese bus está a punto de volcarse


8- Ah si, también hay una imagen venerada

Pero esa es la parte menos interesante.


iii



Escrito por

C. M. Jumpa

Tomo fotos y escribo. Freelanceándome de vez en cuando.


Publicado en

AL DEMONIO CON LA CÁMARA

La exagerada vida y obra de un fotógrafo escribanpues@gmail.com